septiembre 17, 2019

Sectores agremiados preocupados por imagen turística del país

Los recientes conflictos políticos en Uyuni, los incendios de la Chiquitanía y la problemática aeronáutica son preocupaciones del sector turístico boliviano que han afectado seriamente la imagen del país, según expresaron los principales representantes turísticos agremiados del país. En una entrevista grupal con Red Travel, Giovanni Villanueva, presidente de Abatur; Patricia Céspedes, gerente de Abavyt; Raúl Calvimontes, presidente de Canotur; Ximena Ximeno del CPT, representantes de Feboguit, Guiastur y otros actores del turismo, convinieron que que estas situaciones han afectado seriamente la imagen del pais.

Hasta este fin de semana, más de 200 turistas quedaron varados en Uyuni, en muchos casos sin haber podido llegar al destino, en otros, haciendo todos los intentos para poder salir mostrando la situación a través de los medios locales de comunicación, denunciando la situación en las redes sociales y alentando a los turistas a que no vengan a Bolivia. Para el presidente de Abatur, Giovanni Villanueva, el daño que sufrió Uyuni fue de 1 millón de bolivianos por día, estamos hablando de 10 millones en 10 días de conflicto. “A pesar de haber nominado a Uyuni en los World Travel Awards como Mejor Destino Natural, llama la atención la falta de soluciones inmediatas y el cuidado del ícono. Otro detalle, quien más ha ganado con este conflicto es Chile que ingresó hasta las lagunas por el Hito Cajones”, destacó.

El presidente de Abatur, Giovanni Villanueva

Por su parte, el gerente de Turismo Kolla, Julio Peralta, remarcó la falta de prevención y seguridad para el turista que mostró el país. “Que los turistas tengan que caminar, llevar sus maletas, muestra que no protegemos la actividad, hay que tomar acciones para prevenir los acontecimientos. Si el Estado va a dejar de actuar, tengamos los galardones que tengamos, la realidad muestra que no preservamos nuestra naturaleza, ni nuestros destinos íconos”, refirió Peralta.

Por su parte, la Chiquitanía mantiene ya por un mes los incendios, por esta situación se han cancelado festivales que atraían al turismo organizado como de la Orquidea, los festivales de temporada de Misiones o gastronómicos. Estamos a un paso de iniciar la Expocruz y se han reducido las expectativas no solo de venir a conocer Santa Cruz, sino de viajar al país a hacer negocios, peor aún realizar un viaje especializado de birdwatching, trekking y otras actvidades que se realizaban en esta parte natural de la Chiquitanía. Según Raúl Calvimontes, Sorata era un atractivo turístico hace 15 años que después de los conflictos que pasaron en esta localidad, no se pudo recuperar, hasta ahora.

El presidente de Canotur, Raúl Calvimontes

Sólo Roboré recibió, en 2018, cuarenta mil turistas, siendo el turismo la segunda actividad turística del municipio. Un promedio de 50 dólares por turista dan como resultado alrededor de 2 millones de dólares de ingreso que este año no lo recibirán. “En general es un daño directo y transversal al turismo. Hemos hecho un cálculo de al menos 2 mil empresas directamente ligadas al turismo perjudicadas en el país, si hacemos un cálculo promedio de 10 empleados por empresa son como 20 mil familias que sufrirán las consecuencias de estos conflictos”, expresó Calvimontes.

Asimismo, los guías de turismo , que están en contacto directo con el turista, revelan que existen otros problemas constantes que tiene que conocer el país, como el conflicto que aún se vive en la Isla del Sol, el daño ambiental que ocasionan los incendios, la falta de recursos humanos y materiales en las Reservas del país o destinos específicos, para actuar en casos de nevadas, inundaciones, derrumbes y otros problemas naturales. “No podemos ingresar a algunos sitios porque no hay un control de actividades mineras, tenemos que sacar nuestros grupos por otros lados cuando hay actividades que impiden el paso de las carreteras, se retrasan los vuelos, estamos a la deriva del viento para cruzar Tiquina, no hay comunicaciones para rescate si nos quedamos en la nevada, todos los días pasamos por estas situaciones”, expresó la guía de turismo.

Representantes de los guías de turismo aportaron con su experiencia en la reunión

Los prestadores de sevicio proponen a partir de este conflicto en Uyuni una bandera blanca, como política de Estado, para que los turistas puedan pasar los bloqueos sin mayores daños, sin quedarse varados, sin dinero, sin comida, como sucedió en Uyuni, donde por gestiones de los operadores locales lograron salir varios turistas entre gallos y media noche, luego un vuelo de auxilio de una aerolínea privada logró evacuar a otros, pero a costo de su propio bolsillo y otras decenas tuvieron que esperar a que el conflicto concluya para poder salir por sus propios medios.

Por otra parte, el Colegio de Profesionales en Turismo (CPT) preocupados por la pérdida de patrimonio cultural y natural propuso un apoyo para realizar un diagnósitco del sistema turístico, estudiar la demanda a partir de estos conflictos. Evaluar los daños ambientales del aire y las aguas de estos sitios afectados y proponer una serie de acciones a partir de este estudio científico en conjunto con especialistas biólogos, ambientalistas y turísticos.

Asimismo, los actores turísticos solicitan una mayor atención del Estado hacia la actividad, proponer soluciones en seguridad turística, precautelar la imagen del país mediantes planes estratégicos y un accionar conjunto con los propios actores del sector conjuntamente con autoridades del Estado, más allá del propio Ministerio de Culturas y Turismo, incluyendo a autoridades de Economía, Obras Públicas, Gobierno y otros más, siendo la actividad turística una actividad estratégica en el país, generadora de importantes recursos económicos, como lo manda la ley.

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.